Pasajero de Crucero infectado con coronavirus ¿Qué dice el Convenio de Atenas de 1974 y el Protocolo de Londres de 2002?

Noticia

De acuerdo a una noticia publicada en Infobae, una pasajera chilena que se encuentra en cuarentena en el crucero varado en Japón contó que el argentino infectado con coronavirus vive en la Ciudad de Buenos Aires. “Tuvo la mala suerte de hacer un tour con la persona infectada”, señaló Ximena Paredes, quien dijo que llegó a entablar una especie de amistad con el matrimonio argentino porque eran uno de los pocos que hablaban en español.

Ximena contó que todos los pasajeros que compartieron la excursión con el infectado fueron sometidos a los exámenes correspondientes, entre ellos la mujer del ciudadano argentino, quien no contrajo la enfermedad.

Asimismo, dicha pasajera, sostuvo que si no se detecta ningún nuevo infectado podrán abandonar el crucero el 19 de febrero. “Estamos todos bien, pero aislados en nuestra cabina. Nadie puede salir, excepto los que están en cabinas internas. A ellos les permiten salir media hora por día”, contó.

Consultada acerca de cómo se enteraron de que el barco iba a ser puesto en cuarentena la mujer recordó: “Nos informaron por altoparlante y como yo no manejo el inglés, grabé el mensaje con el celular y se lo envié a mi hija por Whatsapp para que lo tradujera”.

Y continuó: “Como la señora mexicana, que también es amiga nuestra, es bilingüe inmediatamente nos llamó a nosotros y a la pareja argentina para contarnos lo que habían dicho”.

Como medida preventiva, los pasajeros están obligados a tomarse la temperatura todos los días. “Nos repartieron termómetros, mascarillas y guantes desechables. Y si tenemos más de 37,5 de temperatura debemos informar a la tripulación”.

Son 8 los pasajeros argentinos a bordo del Diamond Princess, el cual se encuentra varado en el puerto de Yokohama. “Todos los pasajeros del barco y la tripulación deben cumplir un período de cuarentena de 14 días, que se inició el 5 de febrero y se completará el 19 de febrero”, informaron desde el Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón.

El 7 de febrero el Ministerio de Salud de Japón informó que el número de casos positivos con coronavirus a bordo del buque asciende a 61 personas, entre las cuales se encuentra el argentino que fue trasladado a un centro hospitalario para estudios y tratamiento.

La sección consular de la Embajada mantuvo contacto con el compatriota y con su hija en la Argentina. El funcionario consular visitó el hospital donde fue trasladado y allí tomó contacto con los médicos y se puso a disposición ante cualquier necesidad particular del paciente argentino.

A los pasajeros argentinos que se mantienen en el barco se les han hecho llegar el contacto de la Embajada argentina para que se comuniquen con los autoridades si así lo requieren.

Las autoridades argentinas de la Embajada y de la Sección Consular mantienen comunicación constante con las autoridades de Japón para conocer todas las novedades respecto de los compatriotas afectados por la situación.

¿Qué establece el Convenio de Atenas de 1974 y su protocolo de 1976?

En cuando a su aplicación, en el artículo 2º establece que el convenio será de aplicación a cualquier transporte internacional siempre que: a) El buque enarbole el pabellón de un Estado Parte en el convenio, o b) El contrato de transporte haya sido concertado en un Estado Parte en el convenio, o c) De acuerdo con el contrato de transporte, el lugar de partida o el de destino estén situados en un Estado Parte en el convenio.

Suponiendo que dicho contrato, con la empresa crucerista, haya sido celebrado de acuerdo a algunas de las pautas de aplicación del referido convenido (dado que por esta parte no tenemos la certeza de la bandera del buque, ni del Estado en que se celebró el contrato) nos replanteamos el marco de responsabilidad que determinaría este Convenio para el caso aquí comentado.

Sucede que el artículo 3º prevé que “El transportista será responsable del perjuicio originado por la muerte o las lesiones corporales de un pasajero, y por la pérdida o daños sufridos por el equipaje, si el suceso que ocasionó el perjuicio ocurrió durante la realización del transporte y es imputable a culpa o a negligencia del transportista o de sus empleados o agentes si éstos actuaron en el desempeño de sus funciones”

Cabe precisar que el convenio de referencia tuvo un protocolo en el 1976, y en este orden de ideas expresa, en su artículo II, que la responsabilidad derivada para el transportista de la muerte o las lesiones corporales de un pasajero no excederá en ningún caso de 46.666 unidades de cuenta por transporte. Si, conforme a la Ley del Tribunal que entienda en el asunto, se adjudica una indemnización en forma de renta, el importe del capital constitutivo de la renta no excederá de dicho límite.

En términos claros, si la la empresa de cruceros, teniendo pasajeros que podrían tornar una situación de contagio como verosímil, luego de que los eventos del coronavirus (que recorrieron el mundo) es de público conocimiento, no tomaron medidas preventivas, ahí podríamos inculcar la responsabilidad a la empresa. Y, con todos esos requisitos dados, la responsabilidad se limitaría a un tope indemnizatorio de USD 64.400 (aproximadamente). Caso contrario, no hay responsabilidad alguna frente al pasajero contagiado.

Claro, de acuerdo a lo informado, por la pasajera de nacionalidad chilena, el contagio habría sucedido durante un tour. En este caso, todo lo dicho antes aplicaría sólo si el tour hubiera sido ofrecido por la misma empresa de cruceros (actuando como una intermediaria entre el pasajero de su buque y la empresa prestadora del servicio del tour).

Ahora, al margen de todas las suposiciones, queda claro que el Convenio de Atenas de 1974, plantea una responsabilidad subjetiva (basada en la culpa y el dolo) para estos tipos de sucesos, como otros más también.

Protocolo de Londres del 2002 (al Convenio de Atenas de 1974)

Nobleza obliga, en el año 2002 se sancionó un protocolo que enmienda este Convenio, se lo llama el protocolo de Londres de 2002 y, entre otros asuntos, mejora notablemente el marco de responsabilidad. De acuerdo a lo informado por la Organización Marítima Internacional (IMO) el Convenio con la modificación del Protocolo de Londres entró en vigor desde abril del año 2014, y aplica sólo a los estados parte de dicho protocolo (la Unión Europea y el Reino Unido han ratificado el protocolo). Hasta el momento, argentina no adhirió al mismo.

Un dato importante, como condición previa para la unión, las Partes en el Protocolo de 2002 denunciaron el tratado de 1974 y sus Protocolos anteriores. Ello tiene toda lógica, dado que el Convenio de Atenas, como expresara antes, plantea una responsabilidad totalmente distinta.

El Protocolo de 2002 aumenta sustancialmente los límites a 250.000 DEG (algo así como USD 345.000) por pasajero en cada caso concreto, a menos que se demuestre que el incidente se debió a un acto de guerra, hostilidades, guerra civil, insurrección o un fenómeno natural de carácter excepcional, inevitable e irresistible; o se debieron totalmente a la acción u omisión cometida con la intención de causar el incidente por un tercero.

Si la pérdida excede este límite, y también en caso de incidentes no embarcados, el portador es también responsable, – hasta un límite combinado de 400 000 DEG por pasajero en cada caso concreto -. a menos que demuestre que el suceso que originó las pérdidas no son por culpa o negligencia del transportista.

En lo que se refiere a la pérdida o daño del equipaje, el límite de responsabilidad al porteador varía, dependiendo de si el daño se ha producido en relación con el equipaje de mano y/o equipajes transportados en un vehículo o sobre él, o en relación con el resto del equipaje.

• La responsabilidad del transportista por la pérdida o daño del equipaje de la cabina se limita a 2.250 DEG por pasajero por transporte.

• La responsabilidad del transportista por la pérdida o daños sufridos por vehículos, incluidos los equipajes transportados en o sobre el vehículo es limitado a 12.700 DEG por vehículo por transporte.

• Responsabilidad de la transportista por la pérdida o daño de otro equipaje se limita a 3.375 DEG por pasajero por transporte.

El transportista y el pasajero podrán acordar que la responsabilidad del transportista estará sujeta a un deducible no superior a 330 DEG en el caso de daños a un vehículo y no superior a 149 DEG por pasajero en caso de pérdida o daño de otro equipaje, dicha suma se deducirá de la pérdida o daño.

El Convenio de Atenas 2002 también introduce el seguro obligatorio, así como mecanismos para ayudar a los pasajeros en la obtención de compensación, basadas en principios bien aceptados aplicados en los regímenes de responsabilidad e indemnización existentes en materia de contaminación ambiental. Estos incluyen la sustitución del sistema de responsabilidad basado en la culpa, con un sistema de responsabilidad objetiva de los incidentes relacionados con el envío, respaldado por el requisito de que el portador de un seguro obligatorio para cubrir estas posibles reclamaciones.

Los buques han de emitir un certificado en el que conste que el seguro u otra forma financiera que otorgue seguridad está en vigor y un modelo de certificado se adjunta al Protocolo en un Anexo.

Los límites que figuran en el Protocolo establecen un límite máximo, dotando, pero no obligando a, los tribunales nacionales a solicitar compensación por muerte, lesiones o daños superando estos límites.

Bueno, espero que les haya resultado útil la información y, como siempre les digo, cualquier inquietud me escriben o me consultan por redes sociales.

¡Hasta la próxima!

Créditos de imagen: photo by Sheila Jellison on Unsplash


Federico Dangelo Martínez

Derecho y Turismo

Te invito a seguirme en:

Twitter: @derechoyturismo 
Facebook: derechoyturismo
Instagram: derechoyturismoarg 
YouTube: Federico Dangelo Martínez
Linkedin: Federico Dangelo Martínez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s