El error de argumentar jurídicamente con base al Convenio de Bruselas cuando no está vigente. Les dejo un muy breve comentario en relación al fallo Libor Tour c/ American Airlines

Interesante sentencia judicial en un caso entre la Agencia de Viajes Libor Tour y la aerolínea American Airlines. Hace un tiempo compartí, en derechoyturismo.com, este caso en el siguiente posteo.

Ahora, quisiera hacer unas breves menciones. Por un lado destaco la consideración de responsabilidad por parte de la agencia dd viajes que tiene la autorización IATA para emitir pasajes aéreos frente a la aerolínea, y por otro lado me asombro, y no para bien, de que se siga invocando normas que no están vigentes.

Mas adelante verán en los fundamentos del fallo, por el Dr. Recondo y adheridos por la Dra. Medina (de la CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES EN LO CIVIL Y COMERCIAL FEDERAL, SALA III) que se cita al Convenio de Bruselas.

Precisamente, el camarista referido, dice: “Ocurre que la actividad de las agencias de viaje está sometida a la Convención Internacional relativa al Contrato de Viaje (ley 19.918), que presenta algunas definiciones y distinciones entre los operadores y que sienta un principio útil y claramente aplicable a la materia que se debate en este litigio, a saber: el intermediario de viajes es el responsable de toda falta que cometa en la ejecución de sus obligaciones, debiendo apreciarse la culpa en relación con los deberes que le incumben a un diligente intermediario de viajes”

Quizás el lector se pregunte ¿cuál es el problema? Sucede que la Convención Internacional relativa al Contrato de Viaje, aprobada por ley 19.918, y conocida por el sector como el “Convenio de Bruselas” se ha denunciado el 16 de diciembre de 2008 (Boletín Oficial del 30 de diciembre de 2008, página 33) y, ante ello, no está vigente desde 16 de diciembre de 2009.

En otras palabras, se invoca una norma no vigente, desde yace más de 10 años, en un fallo judicial y ello, sin ánimo de desmerecer a nadie, me parece grave.

Síntesis del caso

La agencia de viajes debe asumir frente a la línea aérea la responsabilidad por las irregularidades detectadas en el cobro de las tarifas de los billetes aéreos —práctica conocida como “hidden cities”—, dado que no ha podido demostrar que dichas anomalías hubiesen respondido a la conducta de un tercero por el cual no debe responder o del propio pasajero.

Fragmento de la sentencia de 2ª Instancia.(Buenos Aires, diciembre 17 de 2019).

El camarista Dr. Recondo dijo:

Primera parte.

  • Se presentó Empresa de Viajes y Turismo Libor Tour SA (en adelante “Libor”) e inició demanda contra American Airlines, con el fin de que se le restituyeran las sumas que abonó bajo protesto a la aerolínea. 
  • Relató que su parte es una agencia de viajes que cuenta con licencia de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (“IATA”) y que en ese carácter vende boletos aéreos de diversas compañías —entre ellas, American Airlines— a través de los sistemas SABRE y AMADEUS que operan en la página web de cada aerolínea. 
  • Explicó asimismo que otras agencias que no cuentan con licencia de IATA efectúan reservas a través de los sistemas SABRE y AMADEUS pero las transfieren a otras empresas para la emisión de los tickets correspondientes. 
  • Entre estas agencias se encuentra Alhec Tours, la cual no cuenta con licencia de IATA, por lo que realiza las reservas pero es Libor la que emite los billetes. Es en este contexto en el que tuvo lugar la incorrecta imputación de diversas sumas a la cuenta de Libor, ya que —según alegó la actora— las operaciones cuestionadas por la aerolínea eran de pasajeros derivados de la empresa Alhec Tours, que tercerizó la emisión de los tickets aéreos en Libor y por la cual esta última no debe responder, por ser un tercero ajeno a su parte.
  • La señora jueza de primera consideró que en autos no se había logrado demostrar el origen de las alteraciones en las reservas que generaron las irregularidades detectadas por la aerolínea, razón por la cual debía responder el sujeto que debió haber velado por el adecuado cumplimiento de las obligaciones a su cargo, esto es, Libor.
  • Contra dicho pronunciamiento la parte actora (Libor) presentó recurso.

Segunda parte.

  • La cuestión que debe dilucidarse ante esta Alzada es si corresponde que American Airlines restituya a Libor las sumas que fueran abonadas bajo protesto por esta última en concepto de irregularidades en la emisión de diversos tickets aéreos. Dichas irregularidades habrían consistido en la emisión de boletos con un itinerario de precio determinado y su posterior modificación por otro itinerario respecto del cual debería haberse abonado un precio mayor; práctica ésta conocida bajo en nombre de hidden cities.
  • Pues bien, el relevamiento de las constancias probatorias de autos me conduce a desestimar los planteos de la recurrente y, por ende, a confirmar el decisorio. Veamos:
  • Libor Tour SA es una agencia acreditada en IATA, autorizada a efectuar reservas a través del sistema denominado AMADEUS, para lo cual cuenta con el correspondiente código de autorización, lo que la habilita a emitir billetes aéreos. 
  • Por el contrario, la empresa Alhec Tours, a pesar de contar con un código de autorización, no se encuentra habilitada para la emisión de pasajes, dado que no es una agencia acreditada en IATA. Es por esta razón que Alhec Tours emitía los tickets a través de Libor.
  • En este contexto, cobra especial relevancia la declaración testimonial prestada por Marcelo Guillermo Pedro Diksaitis, quien trabajó para Alhec Tours. Explicó el testigo que los pasajeros no tienen acceso directo al sistema AMADEUS para modificar una reserva, por lo que cualquier modificación sólo puede ser llevada a cabo por la agencia de viajes o por la aerolínea, quedando registrada en el sistema toda alteración a la reserva original. En el mismo sentido corre la declaración de Gabriel Patrone, también empleado de la actora, obrante a fs. 616/617 vta.
  • Así las cosas, toda vez que la existencia de las irregularidades detectadas por American Airlines —consistentes, reitero, en alterar las reservas originales sin la correspondiente adecuación a las mayores tarifas— no está cuestionada en autos, correspondía a la actora demostrar que aquéllas fueron producto de la conducta desplegada por un tercero por el cual no debe responder: en el caso, según alega dicha parte, Alhec Tours. Dicho extremo es, precisamente, el que no se verifica en autos.
  • En efecto, la empresa Amadeus Argentina SA informó que no es posible corroborar el historial de las reservas efectuadas, ya que sólo conserva la disponibilidad de los datos por tres años. 
  • Por otra parte, tampoco obra en autos documentación alguna que permita dilucidar con claridad la naturaleza de la relación comercial entre la parte actora y Alhec Tours y, por ende, poner en evidencia que fue esta última la responsable de las irregularidades cometidas en la reserva y emisión de los billetes aéreos de los vuelos operados por American Airlines.
  • Ocurre que la actividad de las agencias de viaje está sometida a la Convención Internacional relativa al Contrato de Viaje (ley 19.918), que presenta algunas definiciones y distinciones entre los operadores y que sienta un principio útil y claramente aplicable a la materia que se debate en este litigio, a saber: el intermediario de viajes es el responsable de toda falta que cometa en la ejecución de sus obligaciones, debiendo apreciarse la culpa en relación con los deberes que le incumben a un diligente intermediario de viajes.
  • En el marco de situación descripto ut supra, no cabe sino concluir que es la actora quien debe asumir frente a American Airlines la responsabilidad por las irregularidades detectadas en el cobro de las tarifas de los billetes aéreos, dado que no ha podido demostrar que dichas anomalías hubiesen respondido a la conducta de un tercero por el cual no debe responder; en el caso —reitero— Alhec Tours o, como parece manifestarlo en su memorial, el propio pasajero. En este sentido, la única prueba que aporta es la declaración testimonial prestada por Gabriel Patrone, empleado de la propia parte actora (fs. 616/617 vta.), sin que tampoco acredite el extremo antedicho mediante la línea argumental esgrimida en su expresión de agravios.
  • Por los fundamentos que anteceden, corresponde confirmar la sentencia apelada, en cuanto ha sido materia de agravios. Costas de Alzada a cargo de la recurrente vencida (art. 68, primera parte, del Cód. Proc. Civ. y Com. de la Nación).

La doctora Medina, por análogos fundamentos, adhiere al voto precedente.

Cita Online: AR/JUR/53406/2019

Créditos de imagen: photo by Robert Bye on Unsplash


Federico Dangelo Martínez

Derecho y Turismo

Te invito a seguirme en:

Twitter: @derechoyturismo 
Facebook: derechoyturismo
Instagram: derechoyturismoarg 
YouTube: Federico Dangelo Martínez
Linkedin: Federico Dangelo Martínez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s