¿Sos pasajero de un vuelo internacional? Estos son tus derechos más importantes

El Convenio de Montreal de 1999, vigente desde el 4 de noviembre de 2003, al que están suscritos más de 135 países de todo el mundo entre los que se encuentran Argentina, Estados Unidos, entre otros tantos más, y la Unión Europea. Los actuales Estados miembros de la Comunidad Europea son el Reino de Bélgica, el Reino de Dinamarca, la República Federal de Alemania, la República Helénica, el Reino de España, la República Francesa, Irlanda, la República Italiana, el Gran Ducado de Luxemburgo, el Reino de los Países Bajos, la República de Austria, la República Portuguesa, la República de Finlandia y el Reino de Suecia.

El Convenio se aplica a todos los contratos de transporte internacional de personas y/o cosas por aire Dicho Convenio considera que la expresión transporte internacional significa todo transporte en que, conforme a lo estipulado por las partes, el punto de partida y el punto de destino, haya o no interrupción en el transporte o trasbordo, están situados, bien en el territorio de dos Estados Partes, bien en el territorio de un solo Estado Parte si se ha previsto una escala en el territorio de cualquier otro Estado, aunque éste no sea un Estado Parte.

Se enfatiza la importancia de considerar este Convenio dado que es de aplicación obligatoria, cualquier intento por parte de aerolínea, transportista o pasajero de utilizar una normativa distinta, será nulo y sin ningún efecto o validez legal.

En efecto, el artículo 29 del Convenio dice que toda acción de indemnización de daños podrá iniciarse con sujeción a condiciones y límites de responsabilidad como los previstos en el presente Convenio. En ninguna de esas acciones se otorgará una indemnización punitiva, ejemplar o de cualquier naturaleza que no sea compensatoria.

¿Se prevén pagos por adelantado en el Convenio de Montreal de 1999? Bueno, para aquellos incidentes de aviación en los que haya lesiones e incluso fallecidos, en caso en el que la ley nacional del transportista lo disponga, este tendrá que realizar pagos adelantados a aquellas personas que tengan derecho a reclamar una indemnización. Estos pagos por adelantado no supondrán que el transportista reconoce la responsabilidad y podrán suponer una cantidad menor a pagar en el futuro por el transportista.

Bien, aclarado ello, quisiera puntualizar algunos supuestos. Veamos:

Cancelación del vuelo

Se compensa el daño resultante de la cancelación salvo que se deba a causas extraordinarias e imprevisibles.

Es importante resaltar que el Convenio de Montreal no hace mención explícita a indemnización por cancelación o denegación de embarque, pero sí a retraso (como veremos luego). Este Convenio entiende que una cancelación se convertirá en un “gran retraso” y una denegación también por lo que aunque no haga mención expresa el Convenio deben tratarse todas de la misma forma.

A diferencia del Reglamento Europeo que establece indemnizaciones objetivas de 250 a 600€ en función de la la distancia del vuelo en kilómetros + gastos y daños y perjuicios, el Convenio de Montreal establece límites de responsabilidad ante diferentes situaciones. Al no haber una cantidad fijada objetiva es necesario demostrar un daño y perjuicio para calcular las cantidades. Normalmente la jurisprudencia indica que las cantidades se equiparan al Reglamento Europeo por lo que se puede esperar indemnizaciones similares a éste.

Daño del equipaje

El convenio regula el daño (destrucción, pérdida o avería) al equipaje en el artículo 17 (incisos 2, 3 y 4) y dice que:

  1. El transportista es responsable del daño causado en caso de destrucción, pérdida o avería del equipaje facturado por la sola razón de que el hecho que causo la destrucción, pérdida o avería se haya producido a bordo de la aeronave o durante cualquier período en que el equipaje facturado se hallase bajo la custodia del transportista. Sin embargo, el transportista no será responsable en la medida en que el daño se deba a la naturaleza, a un defecto o a un vicio propio del equipaje. En el caso de equipaje no facturado, incluyendo los efectos personales, el transportista es responsable si el daño se debe a su culpa o a la de sus dependientes o agentes.
  2. Si el transportista admite la pérdida del equipaje facturado, o si el equipaje facturado no ha llegado a la expiración de los veintiún días siguientes a la fecha en que debería haber llegado, el pasajero podrá hacer valer contra el transportista los derechos que surgen del contrato de transporte.
  3. A menos que se indique otra cosa, en el presente Convenio el término “equipaje” significa tanto el equipaje facturado como el equipaje no facturado.

Ahora, respecto de la indemnización por estos daños se debe consultar el artículo 22, inciso 2, del Convenio, el que sostiene que en el transporte de equipaje, la responsabilidad del transportista en caso de destrucción, pérdida, avería o retraso se limita a 1.000 derechos especiales de giro por pasajero (Monto actualizado desde el 30 de diciembre de 2009: 1.131 DEG) Algo así como unos USD 1.525. A menos que el pasajero haya hecho al transportista, al entregarle el equipaje facturado, una declaración especial del valor de la entrega de éste en el lugar de destino, y haya pagado una suma suplementaria, si hay lugar a ello.  En este caso, el transportista estará obligado a pagar una suma que no excederá del importe de la suma declarada, a menos que pruebe que este importe es superior al valor de la entrega en el lugar de destino para el pasajero.

En ambos casos se prevé una compensación, siempre y cuando se informe del daño o retraso en los plazos previstos por el Convenio. Para el supuesto de daño del equipaje, hay un plazo de 7 días corridos para presentar el formulario para comunicar el daño en cuestión. Ahora, en caso de retraso, la protesta debe realizarse en el plazo de 21 días corridos, a partir de la fecha en que el equipaje haya sido puesto a su disposición.

¿Qué sucede si transcurren más de 21 días y el equipaje no aparece? Se considera que la aerolínea ha perdido el equipaje (sin importar que luego lo encuentren) y debe responder ante el pasajero en función de ese daño.

Retraso del vuelo

Expresa el artículo 19 del Convenio que el transportista es responsable del daño ocasionado por retrasos en el transporte aéreo de pasajeros, equipaje a menos que él y sus dependientes y agentes adoptaron todas las medidas que eran razonablemente necesarias para evitar el daño o que les fue imposible, a uno y otros, adoptar dichas medidas.

Ahora, en relación a ello debemos considerar, también el artículo 22, inciso 1 del Convenio, el cual dice que en caso de daño causado por retraso, como se especifica en el artículo 19, en el transporte de personas la responsabilidad del transportista se limita a 4.150 derechos especiales de giro por pasajero (Monto actualizado desde el 30 de diciembre de 2009: 4.694 DEG) Algo así como unos USD 6.335.

Se compensa el daño resultante del retraso y no el mero retraso. Sólo se cubren los daños resultantes del referido retraso. Lo curioso es que, en términos jurídicos, dicho retraso se interpreta de forma diferente dependiendo del país donde te encuentres. Por ejemplo en EE. UU. los daños sólo se refieren a pérdidas económicas y no al daño moral. En cambio, en la Unión Europea se contemplan el daño económico como el daño moral.

Dicho todo ello, es importante aclarar al lector que en caso de que el retraso se produzca en un vuelo con un origen, destino o transportista de un país miembro de la UE, la responsabilidad del transportista quedará establecida por el Reglamento 261/04 de la UE, en lugar de establecer la responsabilidad este convenio

Denegación de embarque

Como se dijera para el caso de cancelación del vuelo, el Convenio de Montreal no hace mención explícita a indemnización por cancelación o denegación de embarque, pero sí a retraso (como veremos luego). Este Convenio entiende que una cancelación se convertirá en un “gran retraso” y una denegación también por lo que aunque no haga mención expresa el Convenio deben tratarse todas de la misma forma.

A diferencia del Reglamento Europeo que establece indemnizaciones objetivas de 250 a 600€ en función de la la distancia del vuelo en kilómetros + gastos y daños y perjuicios, el Convenio de Montreal establece límites de responsabilidad ante diferentes situaciones. Al no haber una cantidad fijada objetiva es necesario demostrar un daño y perjuicio para calcular las cantidades. Normalmente la jurisprudencia indica que las cantidades se equiparan al Reglamento Europeo por lo que se puede esperar indemnizaciones similares a éste.

Aclarado ello, se recuerda que los pasajeros de vuelos internacionales pueden reclamar el reembolso de los gastos por denegaciones de embarque, siempre y cuando no acepten voluntariamente cambio de asiento por gratificaciones. A la compensación, se suma el derecho de reclamar por un vuelo alternativo.

Bueno, espero que les resulte de utilidad esta información. Si tienen algún comentario o duda, me pueden escribir aquí, o bien seguirme y consultar en redes sociales.

Hasta la próxima.

Créditos de imagen: photo by Matthew Henry on Unsplash


Federico Dangelo Martínez
Derecho y Turismo
Te invito a seguirme en:
Twitter: @derechoyturismo 
Facebook: derechoyturismo
Instagram: derechoyturismoarg 
YouTube: Federico Dangelo Martínez
Linkedin: Federico Dangelo Martínez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s